El mercado de la fotografía está creciendo y evolucionando. Cada vez más fotógrafos están buscando en la venta de los derechos sobre sus imágenes como una forma de ayudar a pagar su equipo, sus viajes y cada vez más, como un sueldo mensual estable y fiable. Aquí os hemos juntado algunas pautas a tener en cuenta:

1 – NO TE PREOCUPES POR EL EQUIPO

Una buena cámara no hace un buen fotógrafo. No hay que comprar el mejor equipo para hacer bellas imágenes. Hoy en día, algunos pros incluso están utilizando sus teléfonos para construir su catálogo de imágenes. La clave es encontrar lo que funciona mejor para tu estilo y trabajar sobre eso. Una lente fantástica puede ser todo lo que necesita.

2 – ESTAR PREPARADOS PARA LOS RECHAZOS

El hecho de tener imágenes disponibles para ser vendidas, no significa automáticamente que serán aceptadas por las agencias de stock. De hecho, la mayoría de los fotógrafos (y con esto me refiero a casi todos) tienen que lidiar con su cuota de rechazos cada sesión que hacen. El primer paso es conseguir pasar los exámenes de ingreso (no todas las agencias lo exigen) y una vez sido aceptado, tener en cuenta que cada imagen es analizada por el equipo de inspectores antes de ser aceptada. Si eres rechazado a la primera, no desesperes, levántate, sacúdete el polvo y sigue adelante.

3 – TÓMATE TU TIEMPO

Muchos nuevos fotógrafos de stock, cuando son aceptados, sienten la necesidad de llenar su portfolio rápidamente con el mayor número de imágenes posible… ¡hay que resistir esa tentación! Es necesario ser exigente con cada foto que se presenta. A medida que se va creciendo y aprendiendo como funciona este negocio, hay que mantener la cabeza clara y disparar a lo que nos gusta, lo que nos reta y lo que nos motiva. Toma un bloc, anota ideas, croquis. Opta por una lenta y cuidadosa planificación en lugar de realizar fotos mediocres. De esa manera tu portfolio será más fuerte, tendrás menos rechazos y venderás más.

 

©Suzanne Clements - Stocksy.com

©Suzanne Clements – Stocksy.com

 

4 – PIENSA EN SERIES, NO EN FOTOS SUELTAS

No siempre se puede seguir esta esta pauta, pero si estás planeando una sesión piensa en ella globalmente, verás que hay mucho más que fotografiar que lo que imaginabas en un principio. Por ejemplo: Si haces fotos de comida, realiza un reportaje de todos los pasos que se necesitan para hacer ese plato final… alinea los ingredientes, la cubertería, las herramientas… y en lugar de tener únicamente una foto de un pastel, ¡tendrás toda una serie entera a presentar! ¿Por qué? Los diseñadores a menudo pueden estar buscando más de un ejemplo para ayudar a dar contenido a sus publicaciones. Tendrás más oportunidades de vender más de una imagen a la vez que construyes un portfolio más completo.

5 – NO TE PONGAS LÍMITES

Una vez más, esto no encajará para todos los fotógrafos, pero, a más variedad, más probabilidad tendrás de vender tu trabajo y conseguir un sueldo consistente mes a mes. Si sólo fotografias retrato, moda, comida… tu mercado se limita a un único nicho. Intentar diversificar contenidos, explorar temas y caminos que quizá antes no habías pensado y que pueden funcionarte.

6 – NO TENGAS MIEDO DE ROMPER REGLAS

¿Crees que la fotografía de stock tiene reglas? Muchos piensan que la foto de stock se limita a las típicas fotos de oficina con gente de diversas culturas, con una elaborada producción y gestión de las sesiones. Olvídate de eso. Si puedes hacer este tipo de fotos, muy bien, pero no dejes que ese farragoso pensamiento te supere. Hoy día los fotógrafos de stock trabajan de muchas maneras, desde su casa, en la carretera, en pequeñas cooperativas, etc. No es necesaria una gestión complicada para tener éxito y hay muchas opciones que fotografiar que son más sencillas que todo eso.

7 – GESTIONA BIEN TUS IMÁGENES

Organiza tus sesiones por fecha, por tema, por modelo… para que puedas localizarlos más fácilmente en un futuro. Añade títulos, descripciones, palabras clave, autor y URL de información en los metadatos de los archivos (se puede hacer esto en Photoshop, Bridge o Lightroom). De esta manera no tendrás que volver a escribir estos datos cada vez que subas las imágenes a distintas agencias. Todas las webs extraen esa información de los archivos que subimos y se auto-rellenan los formularios previos al envío final de la imagen previa a la revisión.

 

©Suzanne Clements - Stocksy.com

©Suzanne Clements – Stocksy.com

 

8 – ESPACIO Y COMPOSICIÓN

Para que una imagen pase de buena a excelente, requiere un buen ojo para la composición. Si el fondo de la imagen no es limpio, o está “ensuciado” con otros elementos, o si el recorte de la imagen  es demasiado ajustado, los diseñadores tendrán un número limitado de maneras de utilizar tu foto. Los diseñadores buscan imágenes que tengan mucho aire en la imagen para poder colocar textos y otras imágenes alrededor del sujeto principal de la fotografía. Ten en cuenta esto y añadirás más valor a tu fotografía.

9 – EVITA FILTROS Y PROCESAMIENTOS “AUTOMÁTICOS”

A veces te puedes sentir como un niño en una tienda de dulces… ¿De cuántas maneras podemos manipular una imagen con los modos de fusión de capas, filtros, distorsión, desenfoques…? No te dejes llevar. Cuanto más trabajo de este tipo inviertes en tu imagen más reduces el mercado potencial de compradores para ella. Si tu imagen se ve sobre-procesada va a ser muy difícil de vender. Edita según lo que esté a la moda, pero sutilmente, para que tus imágenes puedan parecer actuales el mayor tiempo posible a lo largo de los años.

10 – NO TE OLVIDES DE DISFRUTAR

Si realmente quieres hacer carrera en la fotografía de stock, no olvides la razón por la que (seguramente) te convertiste en fotógrafo: para disfrutar. Si conviertes este negocio en un trabajo excesivamente serio, perderás la pasión… y eso con total seguridad se transmitirá en tus imágenes.

 

_________

Suzanne Clements

Texto traducido de un artículo original
de Suzanne Clements,
fotógrafa de Stocksy United.

Una Respuesta

  1. imanol@myspanishexperience.com'
    imanol

    que buen post… me siento reflejado en mucho de los consejos, como el de no tomarse tan en serio los rechazos o en creer que la cámara lo es todo…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.